Implicaciones de la Tecnología

Toda tecnología que ha existido, existe actualmente o existirá, tiene algún impacto en el terreno social, sea en confort, salud, educación, ambiente, comportamiento, hábitos o comunicaciones, por citar solo unos pocos.

El estudio y debate sobre esta influencia en la sociedad no es privativa de los tecnólogos sino que involucra a las mas variadas disciplinas, desde la sociología hasta el derecho, la psicología y la medicina, la filosofía y las ciencias de la información, y por supuesto a todas las tecnologías.

A partir, sobretodo, de la segunda mitad del siglo pasado, el modelo de la fragmentación de la ciencia comienza a dar señales de agotamiento y esclerosis. Se vuelve impotente para comprender y lidiar con problemas de todo orden, cuya complejidad desafía el conocimiento compartimentado. Los principios del orden, de la certeza y de la predictibilidad en los cuales se basaba la ciencia clásica se tornaron inoperantes delante de la incertidumbre de una sociedad-mundo que se confronta, en todo momento, con lo inesperado, lo no previsible.” Edgar Morín.

Actualmente las personas y sociedades en general, prefieren estar interconectados, haciendo que las comunicaciones y relaciones en general no sean tan primordiales, sino mas bien la capacidad y producción de información y conocimiento. Se ha creado el “analfabetismo digital”, término acuñado por la UNESCO, y el de “trabajador digital” acuñado por Drucker, en la década de los 90s.

Al surgir nuevos paradigmas, empezando por el hecho que los medios de comunicación y de negocios han dejado de ser los tradicionales, también es necesario que la educación cambie, de acuerdo al avance de la información, de tal manera que se construya el conocimiento a través de la interacción grupal. Esta se ha vuelto en un ciclo de especializada a general durante el último tiempo.

Lo que se visualiza es que la producción de tecnologías y de información, no se haga de una forma personal, ni presencial, sino que pasará a ser “virtual”, a cargo de un grupo de individuos interconectados, aprovechando todas las capacidades multimediales existentes.

La instrucción de las sociedades debería realizarse entonces enfocándose en las técnicas y criterios para tratar la información disponible con discernimiento y espíritu crítico, y en cierta forma autoreguladas. Sin embargo, lo que ha surgido es un nivel de regulación político que hace mella en esas capacidades de libertad del ser humano.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *