Compartida la vida es Mas ¡

Compartida la Vida es mas!!! es el slogan actual de propaganda de Movistar (Telefónica que adquirió BellSouth recién en el 2004) y que puse como mensaje de mi pagina de Facebook, haciendo referencia a que reactive mi BB (dicese BlackBerry en la jerga Messenger) con mi viejo número, luego de haber estado suspendido por no pago, por no haber reportado el robo. Ya mismo también; lo pongo en el Google+ con todo y emoticones 😉

compartidaY mientras escribo me saltan correcciones ortográficas por faltar en mi diccionario de mi portátil personal palabras como Facebook (2006), BlackBerry (2000), Messenger (ICQ-1990, MS Live-2005 BB-2001), Google (1998), Wikipedia (2001), etc..) y buscar en Google y Wikipedia sus respectivos años de creación. En resumen, fue tan fácil como “cambiar de SIM”, otra palabra que no tiene mi diccionario; tal es así que el mismo Blogger (1999) o WordPress (2001) tampoco constan, jua ja.

Es muy probable que todo esto aparezca publicado en Hotmail, Yahoo y Gmail+, (porque ya me olvide del Hi5) quien sabe. Pero basta, son demasiados mecanismos y jerga tecnológicos para compartir y que ahora se denominan WEB2 o Redes Sociales.

Las redes sociales influyen, sin duda, en la forma de escribir de quienes las usan y constituyen una oportunidad de oro para fomentar el diálogo entre los participantes. Ya no se escribe de manera unidireccional sino buscando la respuesta, que no siempre será plácida.

“Las redes sociales son un balcón desde el cual gritar lo que se piensa, y eso deben tenerlo en cuenta quienes escriben en internet porque a veces se producen reacciones no calculadas”, dijo Xosé Castro, traductor, guionista y experto en terminología informática.

Los expertos aseguran que “no hay que tener miedo a Twitter ni a Facebook, porque no ejercen una presión sobre la lengua sino que suponen una oportunidad”, y coinciden en afirmar que la influencia que los medios de comunicación tenían sobre el lenguaje se ha desplazado a las redes sociales. “En Twitter vemos que determinadas personas tienen una gran influencia en su entorno porque poseen el talento de comunicar. Es difícil controlar ese mundo tan abierto; son los individuos y no los medios” los que influyen en la forma de expresarse, dijo Gumersindo Lafuente, adjunto al director de El País.

Txema Valenzuela describió gráficamente cuál es la situación actual: “En los últimos años, gracias a Twitter, nuestra identidad consiste en una foto muy pequeña y el resto es lo que escribimos, y eso hace que nos preocupemos mucho más por cómo lo hacemos”. “Twitter y Facebook están creando una nueva ortografía. La norma académica sirve hasta que enciendes el ordenador”, porque también hay “una ortografía aplicada que se impone desde la red”, señaló Xosé Castro.

Internet, dijo Lafuente, ofrece “un espacio de comunicación instantánea y universal que antes no existía”, y ha acabado con los compartimentos en que estaba dividido el español de los diferentes países. De ahí que las academias de la Lengua “no deberían estar preocupadas por conservar el idioma, sino por su evolución y adaptación a los nuevos medios”.

No creo que Castells haya tenido en cuenta el impacto cuando hizo su libro Comunicación y Poder, o que Ramonet lo haya considerado como Mass Media con su “Nueva” Agenda Setting, pero es innegable que los ciudadanos del siglo XXI ya lo tenemos como normal en nuestras vidas.

La cuestión pendiente es cuantos y como! :&. Por ultimo esto lo edito en mi Smartphone con Android antes que se me acabe la batería. :p

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *