Paradigmas y sociedad

joven-y-anciana“Si un grupo de una sociedad tiene en vista un determinado objetivo, puede desarrollar una tecnología para llegar a él; pero el esfuerzo puede ser obstaculizado por otro grupo que posea un objetivo distinto. El conflicto entre los dos grupos nada tiene que ver con la tecnología, salvo para limitar su desarrollo.”  (Kingsley Davis)

Parker define paradigmas como: reglas que establecen límites y nos explican problemas dentro de esos mismos límites. Parker coincide con la teoría de Kuhn, que dice que los paradigmas actúan como filtros, es decir; filtran nuestras experiencias, cuando se nos presenta un nuevo paradigma que no se ajusta a nuestro paradigma, tendemos a distorsionar datos a manera de ajustar al nuevo paradigma con el ya establecido.

Esto nos lleva a la conclusión de que los paradigmas son modelos que influyen en la manera que tenemos de ver y entender el mundo. Y un ejemplo claro de esto lo tenemos en Suiza: Este país era líder en la fabricación de relojes mecánicos y su marca Omega era reconocida mundialmente. Cuando un grupo de científicos suizos inventó los relojes digitalizados, la empresa rechazó la propuesta de sustituir los relojes mecánicos y lanzar al mercado la nueva tecnología. Creían que lo que había tenido tanto éxito en el pasado, debía seguir teniéndolo forzosamente en el futuro; esta resistencia al cambio derivó en una gran pérdida económica  y una disminución del mercado que abarcaba la empresa de relojes suizos, pues una empresa japonesa aprovechó la  invención  y lanzó al mercado la nueva tecnología, adquiriendo una cuantiosa ganancia y un buen sector de mercado.

¿Pero qué es lo que genera esa resistencia al cambio? Enfrentarse a un nuevo paradigma, precisa cambiar parte o toda nuestra estructura de valores, es cambiar de hábito, de costumbres, de ambiente, aventurarse a que el nuevo modelo o sistema propuesto sea el adecuado y afecte de manera benéfica a nuestra sociedad, esto origina un primer rechazo hacia lo desconocido ¿Y qué origina ese rechazo? El miedo, miedo a que la nueva situación no se ajuste a nuestras expectativas.

Parker sostiene que tesis de que cuando un paradigma cambia, se vuelve a empezar de cero. Sin embargo, esta tesis que no es aceptada como cierta para todos los científicos, pues dicen que para que surja una nueva idea, es necesario tener una base, debe existir un antecedente y no es posible partir de nada. Parker cataloga a las personas que se mantienen reacias al cambio como enfermas de parálisis paradigmática.

A las personas que deciden cambiar se les conoce como pioneras del paradigma. Uno es libre de cambiar o no sus reglas.

Tenemos un poder de elección. Sin embargo, no todos los cambios son necesariamente buenos para la sociedad y depende de cada individuo atreverse a enfrentar los nuevos retos que se le presenten.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *